img_5207

Encantadores de emociones, así nos cautivan los lobos, de este modo secuestran nuestros instintos…la naturaleza se torna vibrante en cuanto se desliza un trote acechante y la camaradería es simbolizada en cuadrúpeda lealtad…la pasión acelara el pulso, dilata las pupilas y agudiza el olfato; los músculos concentran la tensión presenciando el estilismo predador. Una vez más, nuestros clientes quedan hechizados. Inma Gabarda, estudiante de periodismo, así nos lo relata:

http://elsubmarino.periodismodigital.es/not/1917/conociendo_al_lobo_iberico/

Google+